Depresión

abril 17, 2017



Os quiero hablar de los problemas psicológicos, en concreto de la depresión.
Lo haré desde la teoría que conozco y la experiencia personal.
Las causas que me han llevado a querer hablar del tema han surgido a raíz de un episodio que presencié recientemente: un médico le preguntó al novio de una paciente, que estaba en coma, que si esta tomaba antidepresivos ya que ellos, junto con otros medicamentos, podrían haberla inducido a ese estado. Tras esto el novio negó que así fuera y el médico tuvo que insistir puesto que debía estar seguro. El joven acabó por perder la paciencia gritando que ella no estaba deprimida, que él la conocía, que no podía ser...
No me hubiera llamado la atención de no ser por el tono del chico, no había miedo, ni ira, no... había vergüenza e indignación, como si le estuvieran preguntando si la mujer había robado algo y él, indignado, la defendiera.
Pues bien, señores/as, la depresión NO es algo vergonzoso, está claro que no es un tema alegre que se comente en el día a día en la pescadería o en la cola del baño de una discoteca, pero deberíamos dejar de estigmatizarlo de esta manera y mucho menos tratar de menospreciarlo. No es raro oír a alguien echarle la culpa al depresivo por estarlo, entiendo la ignorancia y el desconocimiento, pero es la misma estupidez que decirle al enfermo con gripe que se cure sonriendo, la persona que tiene depresión NO es la culpable de esta, no tiene porqué ser débil y no va a mejorar porque alguien le diga venga, va, ponte bien.
Por otro lado y, aunque no estoy en contra de los antidepresivos, creo que el acervo cultural de los médicos les hace prescribir directamente estos fármacos como si fueran piruletas y dejan de lado todo el proceso cognitivo que se necesita aprender, las pastillas son un segundo problema, puesto que la persona se agarra a ellas para no hundirse y acabarán por ser necesarias, cuando estas no estén disponibles pueden volver los síntomas. E aquí la importancia de un buen psicólogo, no tiene porqué ser una acción solitaria, puede ir acompañada de los antidepresivos, pero conjunta a ellos.
También hay que recalcar que una persona con depresión no lo lleva escrito en la cara, ni siquiera tiene porqué mostrarse triste o ir vagando por la vida como alma en pena. Cualquiera de los que nos rodean pueden estar pasando por ella sin dar la menor evidencia de ello. 
Por esto mismo ahora me dirijo a la gente que sufre esta dolencia: hay salida al igual que hay entrada y hay luz al igual que hay oscuridad, pero si no puedes encontrar sola/o el interruptor llama a alguien para que te acompañe con una vela hasta él, no es vergonzoso, no es tu culpa y no vas a pasar toda la vida así.


You Might Also Like

10 comentarios

  1. Me ha gustado mucho esta entrada y como expresas el sentimiento de la depresión. Espero poder leer más entradas así ya que me encantan este tipo de textos. Un besito y nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola guapa!
    La entrada súper original y muy necesaria, hay que dejar de ver a las personas con depresión con esa cara, es decir, parece que te ven como un cachorro malherido y creo que eso da más rabia aún (hablo por desgracia desde mi experiencia). Como tú has dicho, de todo se sale, obviamente cuesta ya que el "ponte bien y ya está" no vale. La verdad, es que es increíble lo que puede hacer nuestra cabeza, somos nuestro peor enemigo al final.
    Gracias por la entrada. Un besito.

    ResponderEliminar
  3. A mí me gustan mucho este tipo de entradas :) Y tienes toda la razón, los trastornos como la depresión, la ansiedad, etc, están bastante estigmatizados, yo creo que por el hecho de que culturalmente cualquier muestra de emociones negativas (cuando se supone que no toca) son un signo de debilidad. Tenemos una serie de comportamientos y sentimientos interiozados que creemos que son los correctos, así que unx se tiende a poner a la defensiva cuando se sacan a relucir estos temas porque lo entendemos como salirse del estándar normativo.Se incluso en las mismas personas que lo sufren. Tampoco ayuda mucho la forma en la que esto se representa en los medios, la verdad. Mi madre tiene depresión (un trastorno crónico, con dos episodios de depresión mayor) y me pongo mala cada vez que en un libro o una película, o una serie, lo que sea, la depresión se cura por el simple hecho de un cambio de aires o el poder del amor. Y si así se te soluciona... perdona pero eso era sólo estar triste. PORQUE EN SERIO. Claro que sí, el apoyo de las personas cercanas es algo importante en cualquier enfermedad, pero al final del día en una persona con depresión no soluciona nada, para eso se necesita ayuda profesional. Y parece que eso se les olvida comentarlo.

    ResponderEliminar
  4. Vaya pasada de entrada Yaizk, te doy toda la razón del mundo, y en parte por experiencia personal. No mía, si no de amigas muy cercanas. Una de mis mejores amigas, sufre ansiedad desde que era muy pequeña, no es lo mismo que la depresión, pero se la acerca bastante. Tengo salido con ella en medio de clase para ir al baño y que se echase a llorar en mis hombros y un, como tú misma has dicho, "todo va a estar bien, no te preocupes" no arregla NADA. El apoyo moral siempre es necesario, no in extremis, pero siempre se necesita, aunque sea lo mínimo cuando la otra persona quiere estar sola...

    Me parte en el alma ver a mi amiga así muchas veces y a otras personas con depresión que creen que no tienen salida. Creo que es más duro la salida que la entrada, desde luego.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien explicado, yo también recalcaria que no todas las personas somos iguales, ni todas las mentes, que una persona tenga una depresión y salga de ella "rápido" porque a lo mejor es más fuerte mentalmente o, por lo que sea, no le quita mérito. Pero desde luego deberíamos dejar de pensar mal de la depresión porque cualquiera de nosotros podemos llegar a tenerla en cualquier momento debido a que en la sociedad en la que vivimos se ha vuelto algo común, entre otras cosas por nuestro ritmo de vida...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho esta entrada y te doy toda la razón.

    Estuve cuatro años con depresión, y hace apenas dos o tres que puedo decir que estoy completamente bien. En mi caso, me negaba en rotundo a asistir a un psicólogo ya que en mi entorno no se veía del todo bien. De hecho, hasta que no estuve al borde del abismo, nadie terminaba de creerse que estuviese realmente mal. Soy bastante risueña y me paso el día riendo, pero como ya dicen, la procesión va por dentro. El caso es que no sólo tuve depresión, y no lo supe hasta que di el paso de pedir ayuda a un profesional. Mientras tanto, llegué a perder amistades que no entendían porqué no me apetecía salir, o porqué no me animaba cuando "lo tenía todo" y "no tenía nada por lo que pasarlo mal", etc... La verdad es que es una pena que este tipo de problemas no se tomen del todo en serio, cuando a veces, son los más duros.

    Desde entonces, he intentado ser honesta conmigo misma y aceptar cuando no estoy bien para ser capaz de pedir ayuda, o al menos aprender a sobrellevarlo. Actualmente sufro otros problemas de este tipo, pero ya no me da miedo decirlo, así que si lo necesitas... ¡me ofrezco como conejillo de indias! xD

    Fantástica iniciativa por tu parte.¡Un beso bonita! :***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado como has relatado tu experiencia, creo que la pérdida de amistades es uno de los peores problemas derivados de la depresión, porque te hace sumirte más en ella.
      Me alegro muchísimo de que estés mejor.

      Eliminar
  7. ¡Estoy muy de acuerdo con lo que escribiste!
    Desafortunadamente hay muy poca cultura en relación a las enfermedades mentales, es muy común ver anuncios sobre la salud física, pero a la salud mental ni la toman en cuenta, como si no existiera.
    Siento que eso *desgraciadamente* lleva a muchas personas a creer que la depresión es algo pasajero, cuando en realidad es algo que requiere mucha atención.

    Gracias por tu entrada. Me gustaría ver mas este tipo de secciones ya que son de gran importancia:).

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Buena entrada, que sirva para dar visibilidad a estas enfermedades. Creemos que esto es fácil o incluso que no existe y sin embargo son de las enfermedades peores, ya que no es un medicamento y se me pasa el dolor, y además tiene que empezar uno mismo por darse cuenta y querer, lo que lo hace más difícil aún.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Hola. Soy Carmen. He conocido tu blog por la iniciativa de Instagram "Apoyémonos Bloggers literarios" y ya sigo tu blog.
    Enhorabuena por esta entrada.

    Un abrazo grande desde https://carmenensutinta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar